(Foto Cortesía)

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), indicó que una ayuda humanitaria solo permitiría abastecer temporalmente las farmacias del país. Sin embargo, considera que no es suficiente para solventar la crisis en el sector de las medicinas, reseñó El Nacional.

“El canal humanitaria no nos garantiza una solución del problema sino que nos da un colchón (…) Hay que tener un camino en materia económica, hay que buscar que los laboratorios produzcan”, explicó Ceballos en entrevista a Globovisión la tarde de este martes. 

El dirigente gremial explicó que una de las principales preocupaciones es el aumento desmedido de los precios de los medicamentos.

“Todos los precios están dolarizados, cómo el gobierno no se va a dar cuenta”, cuestionó.

Diálogo

“Nosotros esperamos que esto no tenga que ser parte del diálogo, esto tiene que ser una iniciativa que hay que llevarla adelante. Nosotros no vamos a pedir, sino a exigir que eso se cumpla”, concluyó.Ceballos destacó que la recepción de ayuda humanitaria no debe ser parte de una negociación, debido a que es una necesidad que debe ser atendida. 

(Vía El Nacional)

Foto Cortesía Efecto cocuyo

 

“Doctora, por favor ayúdeme. Tengo dos meses que no me inyecto insulina”. Peticiones como esta suelen llegar a diario por vía telefónica a la endocrinóloga y presidenta de la Federación Nacional de Asociaciones y unidades de Diabetes (Fenadiabetes), María Suniaga. De Carúpano, de Puerto Ordaz, de todo el país llegan ruegos de pacientes con diabetes tipo 1 y tipo 2 por medicinas. La respuesta, desde hace meses es la misma: no hay.

“La escasez de medicamentos para los diabéticos viene desde hace un año aproximadamente y ha sido progresiva; pero desde enero y febrero se ha vuelto exagerada, tanto que los pacientes que requieren de insulina están desesperados”, aseguró Suniaga. No solo su teléfono está lleno de mensajes de pacientes que “tocan la puerta” para ver si logran conseguir algo de insulina. En las redes sociales y los noticieros abundan los servicios públicos para solicitar aunque sea una donación o una dosis al precio que sea.

Desde el estado Bolívar, Suniaga es testigo de cómo la tasa de mortalidad por la diabetesha aumentado por la falta de medicamentos. “En Ciudad Guayana cada semana aumenta la cifra de mortalidad en cuanto a diabetes se refiere por el déficit de insulina”, aseguró, “antes fallecían dos pacientes por mes. Ahora hemos perdido la cuenta”.

Ni cifras ni registros quedan de la agonía de los pacientes. De acuerdo con el último anuario de mortalidad publicado por las autoridades en materia de salud —difundido en 2015, pero correspondiente al año 2013— la diabetes pasó de ser la quinta causa de muerte a convertirse en la tercera. Solo le siguen las enfermedades del corazón y el cáncer. Para 2013, la enfermedad causó la muerte de 11.459 personas, un incremento de 13,33% en comparación con el año anterior.

“Antes nos llamaba la gente diciéndonos que necesitaban insulina porque les quedaba tratamiento solo para una semana. Ahora nos llaman cuando ya están en hospitales”, aseguró Martha Palma, una de las fundadoras de Guerreros Azules, una red de apoyo para padres de niños con diabetes tipo 1

 

Palma explicó que la escasez de medicamentos es tal que los pacientes prefieren tener los niveles de azúcar altos a tener una hipoglucemia, que incrementa el riesgo de muerte. Sin embargo, la fundadora de la ONG y madre de paciente diabético, advirtió que los niveles de azúcar altos y los niveles de insulina bajos pueden ocasionar una cetoacidosis, un desequilibrio que puede llevar a un coma diabético.

“En el hospital J.M. de los Ríos están llegando casos de cetoacidosis. Antes llegaban uno o dos casos al mes que podían ser de adolescentes que no se querían inyectar la insulina. Ahora son entre cinco y seis casos y son porque no consiguen el medicamento”, lamentó Palma.

Las insulinas que anteriormente recibía Guerreros Azules como donaciones provenientes del exterior se agotaron. La restricción impuesta en abril a envíos médicos procedentes de destinos internacionales imposibilita la reposición de inventario y restringe aún más los canales de acceso a la medicina. La posibilidad de buscar la insulina en otro país es nula para muchos: el precio del tratamiento puede rondar los $ 500.

Mientras que abocarse a la odisea de buscar la insulina en suelo propio puede salir, con la suerte de conseguirla, muy costosa. “Los pacientes han denunciado que en los alrededores del hospital Ruiz y Páez (en Ciudad Bolívar) y en los hospitales del Seguro Social en Puerto Ordaz los bachaqueros venden la insulina humana que comercializa el Ministerio de Saludhasta en 190 mil bolívares. Las insulinas más nuevas, que producen menos efectos secundarios, cuestan 20 mil bolívares”, denunció Suniaga.

La endocrinóloga recordó que para hace cuatro años la tasa de morbilidad de la diabetesera de un millón 500 mil personas y advirtió que para la fecha esa cifra se tuvo que haber duplicado. Añadió que las tasas de mortalidad se han modificado debido a la falta de insulina y antibióticos para atender las complicaciones y las infecciones a las que se vuelven más propensos los pacientes tras no recibir la medicina. “No hay ni antibióticos para atender eso”, insistió Suniaga.

Agregó que ni los pacientes que no son insulinodependientes llevan una vida normal, pues no pueden hacer ejercicio al aire libre porque la inseguridad siempre amenaza y no pueden llevar una dieta acorde a su condición debido a la escasez y los altos precios de los alimentos.

“Esta es una forma de dejar morir al paciente, sobre todo si es insulinodependiente”, lamentó la presidenta de Fenadiabetes. “Estamos en una encrucijada. Si la situación no cambia, ya no vamos a tener cifras de morbilidad ni mortalidad, sino de mortandad”.

(Vía Efecto Cocuyo)

 

 

 

Foto Internet

 

Estos virus pueden ser reemergentes –aquellos que reaparecen cobrando proporciones epidémicas como la fiebre amarilla y emergentes, los cuales han incrementado desde las pasadas dos décadas y amenazan con incrementarse en un futuro, como la Hepatitis.

El epidemiólogo y exministro para la SaludJosé Félix Oletta aseguró que existen varios tipos de afectaciones: El “Rinovirus”, localizado en el ambiente y causante de infecciones aguda en niños y adultos, y los “Enterovirus”; que atacan las vías digestivas, especialmente en niños entre los seis meses y los dos años de edad.

Virus de gran impacto

El Zulia se posicionó como una de las regiones donde más infecciones virales se registraron entre los años 1995 y 2005. Muchas de estas bacterias marcaron un antes y un después en el país.

La Encefalitis Equina Venezolana fue una de ellas. El brote de esta afectación se produjo en la nación en 1995. Es una enfermedad que afecta a caballos, mulas y burros; y es causada por un alfavirus que solo se encuentra en la región de las Américas. Este virus puede transmitirse a las personas por medio de la picadura de mosquitos y, ocasionalmente, causar epizootias y epidemias.

El caso se notificó por primera vez el 28 de agosto en la zona oriental de Maracaibo, que afectó a 55 personas y 66 équidos entre los municipios Mara y Páez del estado.

La Fiebre Amarilla no escapa de las afectaciones en la salud de los lugareños, según Huníades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría. En zonas boscosas y de rica vegetación existe un foco potencial que desarrolla esta enfermedad. En el año 2005 se registró la última epidemia y cinco municipios del estado Zulia fueron los afectados por el brote.

Los estados con mayor riesgo de la Fiebre Amarilla en Venezuela son Zulia, Táchira, Barinas, Apure, Portuguesa, Bolívar y Amazonas, en los cuales debería haber una cobertura de vacunación superior a 95%. Para el año 2016, se contabilizaron 240 mil casos.

Otro de los virus que causó impacto en la población zuliana fue la Hepatitis, que en muchos casos, al no ser tratada, puede convertirse en una Hepatitis pre-Sida, según especialistas epidemiológicos. Los contagios más comunes son del tipo B y C; que son transmitidos de forma biológica, por sangre y contacto sexual. Urbina indicó que se registra en poblaciones Yukpa y Barí.

“Ellos desarrollan transmisiones mucho más intensas cuando se trata de madre e hijo y desarrollan el virus de Hepatitis delta que lleva a la cronicidad y puede causar daño hepático grave o cirrosis con complicaciones potencialmente mortales”, destaca.

Según el presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, la falta de vacunas para contrarrestar el virus en este tipo de poblaciones, pone en riesgo la supervivencia de las etnias indígenas; por lo que aseguró deben tomarse medidas drásticas en el área de salud.

Reaparecen infecciones

Las estadísticas manejadas por la Sociedad de Epidemiólogos del Dr. José Luis Oletta, indican que la reaparición de virus como la Rubiola, Sarampión, Dengue, Zika, Chikungunya, Guillain Barré, Difteria y Hepatitis han cobrado fuerza en la localidad por falta de saneamiento ambiental, abatización, fumigación y vacunas.

Los especialistas indicaron a este rotativo que en Venezuela no existen las vacunas necesarias para contrarrestar las infecciones que hay al aire libre. Destacaron que el clima juega un papel fundamental en la salud de los zulianos, en especial, en lugares como la Sierra de Perijá.

(Vía Versión Final)

foto Cortesía

El “víacrucis” de los pacientes renales crónicos con diálisis peritoneal no termina. Pese a que el presidente del Instituto Venezolano de Seguros Sociales (Ivss), Carlos Rotondaro, aseguró en una entrevista a El Nacional que el material está próximo a llegar, los nuevos insumos solo funcionarían para la mitad de los afectados, reseñó Efecto Cocuyo.

La otra mitad se queda “en limbo”. Así lo denunció el presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), Francisco Valencia, quien explicó que la tecnología utilizada por los dos fabricantes que se comercializan en el país no es compatible.

Tras meses a la espera de una respuesta por parte de las autoridades, Rotondaro explicó en la entrevista publicada el pasado lunes, 12 de junio, que la falta de divisas ha obligado al Estado a cambiar los procesos de distribución y de compra. Por ello, acudieron a la empresa Dialysis Care, que garantiza la venta del tratamiento en bolívares.

Sobre Galaxy Medical, el otro proveedor, Rotondaro dijo que “no están siendo parte de la solución” y que no se le hará orden de compra porque están pidiendo divisas. Para Luisa Terán, paciente con diálisis peritoneal del Hospital Luisa Ortega, en Porlamar, las autoridades finalmente dieron respuesta a su situación. En el centro de salud le aseguraron que esta semana llegaría suficiente material para cubrir las necesidades de los pacientes por los próximos 15 días. Sin embargo, hasta este martes 13 de junio no ha recibido el kit de tratamiento. La Sociedad de Nefrología tampoco pudo confirmar a Efecto Cocuyo que el material llegó al país.

Aunque para Luisa la noticia dada a conocer por el presidente del Ivss fue un alivio, para otros no sigue siendo más que una preocupación. De acuerdo con Valencia, se estima que hay aproximadamente 15 mil pacientes con hemodiálisis y 1.500 con diálisis peritoneal. De estos últimos, dijo, poco más de la mitad utiliza tecnología Baxter, precisamente la que el Gobierno no comprará por falta de divisas.

“(El Gobierno) Se va a mantener con una de las dos compañía, pero no son compatibles unas tecnologías con otras. La pregunta es: qué va a pasar con los demás pacientes que no son compatibles”, expresó.

El presidente de Codevida explicó que el aparato para el catéter de los dos fabricantes es distinto y advirtió que, para seguir tratando a los pacientes con diálisis peritoneal, entonces habría que garantizar que haya suficiente material para cambiar el catéter a todos los pacientes.

Por complicaciones de salud o en las vías arteriales, muchos pacientes no pueden cambiar de la diálisis peritoneal (hecha en casa) a una hemodiálisis (máquina). Tampoco la capacidad de las máquinas en los hospitales lo permite; por esta razón, desde abril, mes en el que dejaron de recibir los materiales, los pacientes con diálisis peritoneales claman por una solución. “No se puede trabajar con una sola empresa”, advirtió Valencia.

 

(Vía Efecto Cocuyo)

 

  

La jornada de despistaje está pautada para todo el día, en donde se le realizarán los exámenes físicos y de laboratorio a las personas que padecen o crean padecer esta enfermedad 

 

Imagen referencial (Internet)

 

San Rafael de El Piñal (Táchira).- Una jornada dirigida a la captación de pacientes con diabetes, incluyendo a aquellos que presenten lesiones en miembros inferiores, se llevará a cabo este miércoles, a partir de las 8 de la mañana, en las instalaciones del Hospital Tipo I de San Rafael de El Piñal, jurisdicción del municipio Fernández Feo, según informa Corposalud en nota de prensa.

La actividad de salud, que se extenderá durante todo el día, aspira atender a la mayor cantidad de personas de la zona sur del Táchira, a quienes se les realizarán exámenes de laboratorio y exámenes físicos, con el fin de descartar o no la patología. (Raúl Márquez / CNP 19643)     

Publicidad

Publitips

 

Calendario

« April 2018 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Galería de Noticias