Autoridades visitaron la zona (Foto Cortesía)

La gobernadora del estado Táchira, Laidy Gómez, inspeccionó este lunes la comunidad 08 de febrero de la parroquia Emeterio Ochoa del sector Puerto Nuevo en el municipio Libertador, para determinar las acciones a tomar ante el brote epidemiológico de Chagas Agudo.

Acompañada del viceministro del Poder Popular para la Salud, Yassin Alemán; del presidente de Corposalud, Luis Ramírez, la alcaldesa del municipio Libertador, Yolimar Hernández y comunidad en general, la mandataria constató algunos focos de contaminación ambiental por aguas servidas, los cuales serán tratados en los próximos días por organismos del Ejecutivo regional.

Afirmó que a través de la evaluación endémica no se detectó el vector –chipo-, por lo que prevalece la tesis de que la muerte de las cinco personas habitantes del Barrio 08 de Febrero, haya sido por la ingesta de alimentos (guayaba o mango) y bebidas contaminadas con las heces del insecto.

Dentro de las acciones a ejecutar para controlar la problemática, se encuentra el rociamiento de químicos en viviendas donde se presuma la presencia del insecto, así como en aguas servidas que circulan por las calles y solares del Barrio Ocho de Febrero, a fin de neutralizar la expansión del vector contaminante.

La mandataria andina fue enfática al destacar que,  según la información de los expertos en salud, esta enfermedad no se transmite por contacto con los pacientes afectados, ni por vía respiratoria a través del ambiente, pues “la única vía de transmisión es la picada del chipo o la ingesta de alimentos o bebidas contaminadas por el insecto”.

Advirtió la gobernadora que el tratamiento que llegó al Hospital Central es exclusivo para los 23 pacientes infectados por esta patología y no funcionan de manera preventiva sino curativa, por lo que recomendó no generar una compra y consumo impulsivo de los fármacos si no se padece del brote.

Al respecto aclaró que las personas recluidas en el centro asistencial se encuentran estables y bajo supervisión médica constante.

La gobernadora del estado agradeció la rápida respuesta de las autoridades nacionales a través de la dotación de los medicamentos necesarios para tratar los tachirenses afectados

 

Desde hace 8 años, un grupo de fanáticos del Deportivo Táchira oriundo de San Rafael de El Piñal, municipio Fernández Feo, se da cita en el Poliderportivo de Pueblo Nuevo y en ocasiones en otros escenarios futboleros del país para apoyar al atigrado. Además, sus integrantes desarrollan actividades sociales en pro de la jurisdicción   

 

Mural pintado en calle principal de El Piñal (Foto Cortesía)

 

San Rafael de El Piñal (Táchira).- Para ellos colocarse la camiseta del Deportivo Táchira, viajar al Polideportivo de Pueblo Nuevo de San Cristóbal y aupar al equipo de sus amores, constituye más que una pasión; es una forma de vida. Disfrutar de los triunfos y estar al lado del equipo en momentos críticos, es lo que los define como una de las barras aurinegras más importantes de la zona sur del Táchira. Por otra parte, suelen llevar a cabo actividades de índole social como el embellecimiento de algunos espacios públicos de la jurisdicción. 

Todo comenzó en el 2009, aproximadamente, cuando un grupo de personas, sobre todo jóvenes, se hizo asiduo a acompañar al Deportivo Táchira cuando fungía de local en San Cristóbal. “Comenzamos a ir a Pueblo Nuevo un grupo como de 12 personas. Con el paso del tiempo, más personas se fueron sumando. Así, poco a poco, el hecho de apoyar a nuestro equipo, en las buenas y en las malas, se hizo parte de nuestras vidas. Para viajar, incluso algunos hacían sacrificios, en algunas oportunidades uno que otro muchacho tuvo que empeñar su celular”, relata Eduard Barajas.

Actualmente, son casi 50 integrantes los que forman parte de la organización, la cual, además de crecer en este sentido, abrió sus horizontes a otras actividades de carácter social y benéfico. “Desde hace tres años, más o menos, venimos participando en actividades de apoyo a diferentes causas como para la Casa Hogar de Chururú, y también en vendimia para personas en dificultades como hace unos días, cuando organizamos una actividad para apoyar a un niño que necesitaba dinero para sus prótesis”.

Por otra parte, llevan a cabo un proyecto de embellecimiento de espacios públicos dentro de la jurisdicción, que se ha concretado en la elaboración de dos murales. “Pintamos uno en la calle principal, que hemos denominado la parada aurinegra, en la parada de Naranjales y San Lorenzo, que estaba un tanto abandonada. Asimismo, pintamos otro mural en la cancha José Eladio Dávila Montoya, alusiva, además, al equipo Fútbol Club El Piñal”, explicaron.

Buscan seguir creciendo como organización, por lo que entre sus planes se encuentran crear la barra oficial del equipo del municipio Fernández Feo, F.C El Piñal, que actualmente participa en la Tercera división del Futbol venezolano, y apoyarlo en cualquier actividad.

“Hacemos un llamado a las familias de nuestra jurisdicción, para que nos apoyen y formen parte de nuestra organización, para lo cual pueden contactarnos a través de nuestras páginas de Facebook”, finalizaron. (Raúl Márquez / CNP 19643)

   

 

“Caminábamos por grupos, entre nosotros había gente adulta, mujeres embarazadas y niños de brazos”

A pesar del riesgo muchas personas optaron por realizar la travesía (Foto Raúl Márquez)

 

San Rafael de El Piñal (Táchira).- A las once de la noche del jueves 28 de septiembre, partieron del terminal de Barinas con destino a San Cristóbal, tras visitar a unos amigos. Luego tomarían el transporte respectivo que las conduciría a su residencia, en la urbanización Río Brisa de la Fría, jurisdicción del municipio García de Hevia.

La señora Herminia y su hija Patricia González no imaginaron que su viaje se vería interrumpido cerca de San Rafael de El Piñal, capital del municipio Fernández Feo, y que al amanecer del siguiente día, tendrían que caminar un largo trayecto para arribar a la capital tachirense.

“Esa noche salimos de Barinas pensando en llegar a casa; no imaginábamos que los derrumbes habían colapsado la vía. De lo contrario, no hubiésemos viajado”, señala Patricia.

A pocos kilómetros de San Rafael de El Piñal la buseta se detuvo. La cola era kilométrica. Eran las 3 de la madrugada, aproximadamente. Entonces se enteraron de que unas serie de deslaves interrumpía el paso desde San Lorenzo hasta el llamado “paso malo” del Zig-Zag.

“Quienes viajábamos suspiramos de decepción tras conocer la noticia. Como había llovido mucho la carretera estaba atravesada de derrumbes que imposibilitaban la continuación del viaje. Mamá y yo decidimos esperar a que amaneciera para ver qué íbamos a hacer”.

“Caminamos más de seis horas”

A eso de las seis de la mañana del viernes 29 de septiembre, algunas personas habían decidido no esperar y emprender la travesía a pie. Herminia y Patricia decidieron unirse a este grupo.

“Mamá y yo nos animamos a caminar, porque unas personas que conocimos en la buseta iban a hacerlo. En total, nuestro grupo estaba constituido por seis personas. De este modo se fueron conformando grupos de caminantes. Personas adultas, mujeres embarazadas y otras con niños de brazos, iniciaron la travesía”, precisó la fuente.

De acuerdo con Patricia, el trayecto estuvo signado, no solo por el cansancio lógico que significa caminar más de 40 kilómetros, sino por el barro, las grandes piedras, así como momentos de lluvia y de sol.

“Durante el trayecto se presentaron muchos inconvenientes. En momentos llovía, lo que por supuesto trajo consecuencias negativas para quienes viajaban con niños y personas adultas, y para los que cargaban maletas. Además, caminar por el barro se hacía difícil e incluso peligroso. Por ejemplo, pasando uno de los derrumbes un abuelito se cayó, mientras que a una muchacha casi le pica una culebra. En momentos tuvimos que buscar la montaña para rebasar los deslaves, porque las personas se hundían en los mismos al intentar cruzarlos y era preferible utilizar atajos”.

Patricia González hace hincapié en que durante el trayecto la presencia de funcionarios de alguna autoridad fue nula. “En ningún momento nos encontramos a funcionarios de algún cuerpo de seguridad. Todos se hallaban en el Zig-Zag, en el llamado `paso malo´. Nos pareció que hubiese sido importante que algunos funcionarios estuviesen en algunos puntos del trayecto, con el fin de auxiliarnos y estar pendientes de nosotros”, subraya.

Pasadas las once de la mañana, arribaban al sector de El Zig-Zag. Según nuestra informante, 12 deslaves —algunos de proporciones importantes— fueron los que dejaron atrás, en casi 6 horas de recorrido.

“Muchos de quienes veníamos caminando coincidimos en que hacen falta planes de mantenimiento constantes para esta importante carretera nacional, por parte de los entes a quienes compete hacerlo. Es verdad que la naturaleza no se puede enfrentar, pero por lo menos que hagan lo que está en sus manos para evitar que uno tenga que pasar por esto, cuando se presenten lluvias fuertes como las de ahora”, reflexiona.

Este domingo 01 de octubre, en horas de la tarde, se estaba reabriendo el paso por este trayecto. Los trabajos fueron llevados a cabo por un equipo del Caise, en la mayor parte de la calzada; sin embargo, en San Lorenzo, fueron adelantados por dos máquinas de una empresa privada de la zona sur. (Raúl Márquez / CNP 19643)       

Jueves, 17 Agosto 2017 22:51

dd

dd

 

Todo esto te daré, un thriller singular catapulta a su autora como una de las importantes novelistas del género negro de la actualidad 

 

San Rafael de El Piñal.- Dolores Redondo, es una escritora española, originaria de Donostia-San Sebastián. Desde hace algunos años, ocupa un lugar importante en las letras hispanas, debido al éxito alcanzado por la llamada “Trilogía del Baztán” constituida por los libros El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta, cuyas ventas y traducciones respaldan una pluma elegante, limpia y rotunda en la construcción de voces y tramas que aunque sustentadas en sitios y contextos socio culturales de nuestros días, son atravesadas por ráfagas de magia y superstición. En Dolores Redondo la tradición de la “Noir” o novela negra o policiaca asume una particularidad precisamente fundamentada en este recurso.

El año pasado, su novela Todo esto te daré fue consagrada con el Premio Planeta, sin duda uno de los más importantes de España. En esta obra, la autora de la un giro a su narrativa, dejando de lado los asesinatos relacionados con fuerzas paranormales –como fueron las acaecidas en la Trilogía del Baztán- para crear un relato de actualidad en donde temas como el poder, la tradición, la muerte, la homosexualidad tejen una trama sobrecogedora y humana.

 El escenario escogido por la escritora es la majestuosa Ribeira Sacra, en Galicia. Trata de un escritor homosexual cuyo marido falleció en un supuesto accidente de tránsito. Con este fatal acontecimiento su vida da un giro inesperado. Debe entonces enfrentar la vida oculta de Álvaro, su poderosa familia. Para ello conoce a un guardia civil recién jubilado, quien sospecha que la muerte de su pareja no fue accidental. A ellos se une Lucas, un sacerdote, amigo de Álvaro desde la infancia. Estas tres personalidades dispares en muchos casos, van tejiendo una especie de complicidad en torno a ese lado oculto de su fallecido amigo. Una historia abarcante sobre las relaciones humanas y su naturaleza. No te dejará indiferente. (Raúl Márquez / CNP 19643)